Canción de amor definitiva

10.02.2022


Autor: Jorge Martí

Editorial: Plaza & Janés

Número de páginas: 438

ISBN: 9788401023415

Valoración: ✰✰✰✰✰

Argumento:

¿Jorge Martí es el líder de la banda valenciana de L'Eliana La Habitación Roja (LHR), o es el enfermero que trabaja en la residencia de pacientes y enfermos de alzhéimer en un pueblo de Noruega?

Lo que está claro es que es un hombre valiente.

Un hombre con una dicotomía que, igual que hace con sus canciones, nos desentraña e n estas páginas su vida; sus idas y venidas, su vida en Noruega y su vida por los escenarios y carreteras de España y medio mundo.

Sus ilusiones y sus desilusiones tanto en la vida personal como en su vida profesional.

Un hombre que piensa que no acaba de encajar en ninguna de sus dos facetas, pero que tras la lectura de esta autobiografía te das cuenta que es imprescindible a partes iguales en cada una de ellas.

Un hombre valiente que mira a la cara a la enfermedad en cada vertiente de su actividad, y que gracias a sus contradicciones ha escrito y musicalizado, junto a amigos de toda la vida, una buena parte de los himnos musicales de la música indie de este país.

Aunque él no se lo crea.

Aunque él nunca lo va a reconocer.

¡Ojo! no os llevéis a error, esto no es un recorrido por la trayectoria musical de LHR. Es un recorrido vital, a corazón abierto, porque así lo ha querido su autor, de la vida, tal cual, de un hombre que sigue manteniendo intacta la esperanza de escribir algún día la cancín de amor definitiva.

Ojala que la luz que transmite Jorge nunca se apague..

Gooseopinión:

Qué difícil es opinar objetivamente del primer libro de un artista que es autor de canciones que han tenido un fuerte impacto y sacudida en tu vida.

Qué difícil es separar la historia que aquí nos cuenta con el hecho indiscutible que estamos leyendo parte del recorrido musical de LHR.

Porque Jorge no distingue, aunque él pretenda hacernos sentir lo contrario varias veces a lo largo de su relato, del enfermero (por vocación) noruego al líder y vocalista de La Habitación Roja.

No es la primera vez que pone su historia ante los ojos del publico; a través de las redes sociales (benditas en esta época - gracias a Dios que en la época de nuestra adolescencia, años 80-90, no existían porque nos hubiéramos perdido las cartas, las llamadas desde cabinas de teléfonos, las largas esperas de encontrarnos con amigos de fuera....) los que le seguimos hemos sabido de los procesos vitales de su familia; y ya en el año 2018, la productora sueca Bungard Film realizó un documental (In the middle of Norway) donde se narra su doble vida; pero si que es la primera vez que Jorge Martí se desnuda de metáforas para narrarnos en primera persona su particular viaje de vida.

Nos presenta a un pequeño Jorge, viviendo en una zona de chalets, apartado del núcleo del pueblo valenciano; a su amigo Jose - sin tilde-, hijo del dueño de uno de los bares del pueblo.

Sus idas y venidas a Valencia capital a comprar - o no - discos, a sus salidas con colegas a las fiestas y discotecas de moda, nos cuenta sus primeros rolletes (sin esconder sus miedos, preocupaciones y con detalles sin pudor), sus primeras borracheras, vamos lo típico de cualquier adolescente de esos años. Entre medias nos encontramos al Jorge, hijo de un futbolista  profesional, que intenta seguir los pasos de su padre en el deporte del balonpié, pero con dos pasiones: La música y la medicina. Desde bien pequeño empieza a "duplicarse". Encontramos a un Jorge que emula a Santiago Auserón cantando "Semilla Negra" en el patio del colegio soñando que algún día será él quien esté en el escenario. Un Jorge apabullado por la música que escucha su hermano mayor, dj en la discoteca de moda; no tiene recato en hablarnos de las sustancias prohibidas que pudo probar. Jorge, tímido, que convence a su amigo Jose que salga de vez en cuando de la barra del bar de sus padres para aporrear una batería mientras él practica los primeros acordes aprendidos y canta sus primeras letras.

El Jorge que por no hacer daño a otra persona aguanta relaciones que no son para él. El Jorge que no se conforma con lo que le depara la vida, que quiere más.... quiere cumplir sus sueños, quiere ser músico y quiere ser médico (no le da la nota y empieza a estudiar enfermería) y como tantos otros se va de Erasmus... y a los 23 años se le paraliza la vida... Conoce a Ingrid, el amor de su vida, y todas estas historias, que son parte de su vida, germinan en las letras que escuchamos a través de sus melodías. 

Y empieza su aventura. Jorge es ante todo humano, y como tal, contradictorio, pero en su caso, con un halo de melancolía y culpa rondándole continuamente.

Cree que siempre está fallando cuando es todo lo contrario. Demuestra que "si se cree se puede creer," que todo es posible, no sin ciertos sacrificios, pero para él esos sacrificios supone tener que estar en continuas idas y venidas, perdiéndose partes de su vida familiar y parte de los buenos momentos que proporciona el éxito profesional. Su única aspiración es ser feliz y hacer feliz, Es un hombre que todo lo da (en su vida personal y en sus canciones) que no espera recibir nada a cambio (quizá por eso apenas ponen interés en lo que firman con las compañías y discográficas) y cuando parece que lo tiene todo, como en un castillo de naipes, todo se derrumba. Nos cuenta como ha sido la enfermedad de su mujer, como han tenido que luchar contra las adversidades que la vida les ponía delante, y como ha salido de ellas; dejando  en el camino, poso de esas experiencias, grandes canciones como "Indestructibles", "Ayer" o "la segunda oportunidad". 

Jorge es un tipo humilde, nada que ver con lo que se supone que es un ídolo de masas (que aunque siga diciendo que no lo es, lo es), me recuerda a aquella estrofa de una canción de Enrique Urquijo ".. que me vuelvo normal al bajar de cada escenario", nunca ha querido destacar, pero es que Jorge es igual arriba del escenario que abajo, sus preocupaciones son las mismas, no existe esa dualidad en la que se escuda. 

En definitiva, es la historia de un hombre enamorado, de sus vidas, de su familia, de sus amigos; es un hombre con los sentimientos a flor de piel, que no contento con cantárnoslos maravillosamente, nos los pone en narración para que te entren ganas de darle un abrazo bien fuerte si le ves y decirle, ¡Enhorabuena, Jorge, lo conseguiste!. 

Y por si fuera poco, después de dejarte con el alma latiendo en un puño, nos regala una playlist (a través de un código QR) con todas las canciones que le han inspirado a lo largo de su vida.
Saber que existen personas en el mundo como Jorge Martí Aguas, hace que la vida sea un poquito mejor. 

Necesitamos una segunda parte de estas memorias vitales y musicales ya, porque la música siempre nos salvará y tú salvas personas en ambos sentidos.