Artículos y Noticias Literarias

Cinco Cerditos - Edición 75 aniversario

23.09.2018 19:44

    Carla está prometida con John, pero su mente no deja de darle vueltas a un suceso que ocurrió hace 16 años en el que se vio implicada toda su familia (desaparecida trágicamente). ¿Realmente fue su madre quien asesinó a su padre en un arranque de celos, o hubo algún detalle que se les pasó desapercibido a las personas encargadas de resolver el crimen en ese momento?

    ¿Fueron los testigos totalmente sinceros a la hora de explicar lo sucedido en septiembre de 19...?

    Decidida a poner fin a dichas especulaciones, contrata a Heracles Poirot para que ponga algo de claridad en todo este turbio asunto. ¿Podrá, una vez más, nuestro entrañable detective dar con el "quid de la cuestión"? Como la retahíla cantada de los cerditos, cinco son los sospechosos, cinco las coartadas... un misterio más que resolver.

 

GOOSEOPINIÓN

    Aprovechando el 75 aniversario de su publicación, Espasa edita de nuevo la novela de la magistral Agatha Christie, "Cinco Cerditos" (Five littles pigs, el original) donde el detective Poirot, tomando al hilo de los personajes una retahíla infantil, llamada "five littles pigs", que se les cantaba a los niños para dormir en la época victoriana, nos vuelve a maravillar con sus impresionantes deducciones psicológicas a la hora de resolver un asesinato.

"Este cerdito fue al mercado

Este  cerdito se quedó en casa

Este cerdito comió asado

Este cerdito no tuvo nada

Y este cerdito dijo 'ay, ay, ay' "

    Contundente como es el detective H. Poirot, nada más conocer las características de los sospechosos hila en su mente un paralelismo con la retahíla infantil de los "cinco cerditos" (de ahí el título de la obra).

    Vuelve a bordarlo A. Christie; te mantiene en vilo durante toda la lectura dando giros magistrales al argumento hasta el desenlace final. ¿No se trata de eso realmente? Mantener al lector sacando sus conjeturas para finalmente darle una vuelta de tuerca y dejarle ensimismado con sus erróneos planteamientos.

    Pero vamos a lo que interesa: Estructurada en tres partes, la novela parte en un principio, con un encargo inicial al detective belga Heracles Poirot, de manos de la joven Carla (antes conocida como Caroline en memoria de su madre) la cual quiere aclarar las dudas de un asesinato que se cometió dieciséis años atrás y que sentó en el banquillo de los acusados a su madre, siendo juzgada por el asesinato de Amyas Crale, un pintor de gran talento, a su vez, esposo de la acusada y padre, por consiguiente de Carla.

    En la primera parte del libro, el investigador mantiene una entrevista con cada uno de las personas que intervinieron en el caso (véase amigos de la familia, la institutriz, invitados en el momento que se produjo el crimen); en la segunda, se incluyen los relatos de los implicados a petición del detective para vislumbrar luz entre tanta sombra; y en el tercero, las ansiadas conclusiones y por ende la resolución del caso.

    Mi mente construye teorías enseguida. ¿Y si fue la institutriz? ¿Cuál sería su móvil? Pero conforme voy metiéndome de lleno en la vida de los personajes, la teoría cambia y se vuelve contraria a la anterior. Y así sucesivamente. Es un carrusel de presunciones por las que deseo apostar decidida a cada hoja (anotando al margen mis propias deducciones y conclusiones), pero al que me acabo supeditando para dejarme llevar por las impresiones que va entretejiendo la trama. Llega un momento en el que todos me parecen culpables y otro en el que creo que nadie pudo ser. Es emocionante.

    La joven no presenció lo ocurrido, pero confía ciegamente en la inocencia de la madre. ¿Este descubrimiento llevará a Carla a reafirmarse en su convencimiento o a sentir una profunda y desgarradora desolación? Y es que sobre esto ronda el trasfondo de la historia: sobre perseguir la verdad.

    «Siempre es preferible hacer frente a la verdad. Es inútil esquivar la felicidad falseando los hechos»

    Como en todas las novelas protagonizadas por H. Poirot, éste elabora perfectos perfiles psicológicos de cada uno de los personajes, y nos vuelve a deleitar con su maravillosa labia a la hora de plasmar las deducciones.

    Si tienes interés en saber que "cerdito" fue el que finalmente perpetró el asesinato, desde luego, este es tu libro, te mantendrás en todo momento de su lectura con la intriga entre los dedos, exclamando un gran "¡Chapeau!" en la tercera parte cuando se concluya la narración.

    Agatha Christie, Poirot y su imaginario estarán siempre de actualidad, son novelas para leer en cualquier momento y volver a releerlas pasado un tiempo por puro deleite propio.

VALORACIÓN: 10/10

Comentarios

No se encontraron comentarios.
 

© 2018 Todos los derechos reservados. Ross Goose

Creado con Webnode