Artículos y Noticias Literarias

Francisco Castaño

15.07.2020 13:00

GOOSECUESTIONARIO

 

Gooseando: ¿Cuál fue el primer libro que leíste?

Platero y yo.

 

Gooseando: ¿Cuál fue la primera historia que escribiste?

Ufff!! No lo recuerdo

 

Gooseando: ¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

La historia interminable. Me impacto por como al leerlo te hacia entrar en ese mundo imaginario de un modo tan ameno.

 

Gooseando: ¿Quién es tu escritor/a favorito/a?

Ken Follett.

 

Gooseando: ¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer y crear?

Sherlock Holmes

 

Gooseando: ¿Alguna manía a la hora de escribir o leer?

No tengo ninguna.

 

Gooseando: ¿Y tu sitio y momento preferido para hacerlo?

Por la mañana a primeras horas.

 

Gooseando: ¿Qué autor o libro te ha influido en tu trabajo como escritora?

El elemento de Ken Robinson.

 

Gooseando: ¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Novela y educación.

 

Gooseando: ¿Qué estás leyendo ahora? ¿Y escribiendo?

Leyendo: El alquimista

Escribiendo; Ahora mismo pensando en que escribiré.

 

Gooseando: ¿Cómo crees que está el panorama editorial para tantos autores que quieren publicar?

El tema está complicado. Se escribe mucho y de calidad, pero la lectura no está en su mejor momento.

 

Gooseando: “Está muy bien toda la teoría que enseña, pero ¿Cómo consigues llegar a la práctica con chicos que ya tienen hábitos adquiridos? – lo de paciencia no sirve, puesto que el tiempo va avanzando. Está claro que una buena educación en valores y respeto es lo más importante, ¿pero cuando carecen de ello?

Si los hijos tienen unos hábitos adquiridos que no consideramos correctos, los hemos de educar para que adquieran otros. En el tema de la paciencia, no es una cuestión de tiempo, sino de que los padres hemos de entender la situación y comprender a los hijos, que no es lo mismo que permitir, para no enfadarnos ni sentirnos mal por el hecho de que no tengan los hábitos adecuados. En el caso de que no hayan adquirido una buena educación en valores o no tengan respeto, la obligación como padres ha de ser transmitírselos. Para conseguir ponerlo en práctica es necesario tener habilidades, herramientas y estrategias como padres para poder hacerlo. El problema está en que muchas veces no se sabe cómo hacer, por esa falta de recursos. Nos formamos para el trabajo haciendo cursos. Realizamos talleres y leemos libros sobre aficiones. Pero para ser padres y madres, que es la responsabilidad más grande que tenemos en la vida, todavía nos cuesta hacerlo. De hecho el libro va en esta línea de dar recursos para que los padres puedan llevarlos a la práctica.

 

Gooseando: ¿realmente cuál es la diferencia entre chantaje y norma/consecuencia?

La diferencia está en que si tu chantajeas a tu hija o hijo para que cumpla una norma. Él la cumplirá por el chantaje, a cambio de conseguir algo o bien a cambio de que no se sancione por algo. Pero poner una norma o un límite es algo que sirve para que se sientan seguros y asuman responsabilidades. Ha de aprender que eso es una responsabilidad suya y que aunque a veces no le guste lo ha de hacer. Si no cumple ha de tener una consecuencia. Por ejemplo si chantajeas a tu hijo con: si haces la cama te doy un euro. El no aprende que eso es una responsabilidad, sino que la hace a cambio de recibir algo. Sin embargo si le dices que ha de hacer la cama cada día. Le das unos motivos del porque y sino la hace tu no le lavas la ropa ese día (consecuencia) él sabe por qué y lo adquiere como responsabilidad. Además entiende que si no cumple con esa responsabilidad tú no vas a cumplir con otra. Así asume que cada uno tiene una responsabilidad en casa.

 

Gooseando: ¿Por qué este tipo de libros siempre están enfocados a los padres (obvio que son los que tienen que aprender a educar), pero, para cuando un libro dirigido exclusivamente a los adolescentes (por ejemplo) para que sean ellos mismos los que se den cuenta de los errores que cometen? También se mataría dos pájaros de un tiro obligándoles, o mejor dicho, dándoles la oportunidad de leer:

Este libro está enfocado a padres, precisamente porque el contenido del mismo son habilidades y recomendaciones para los padres. Además estas no sirven solo para padres de adolescentes, sino que hay muchas para cuando los niños son más pequeños. Es un libro práctico y aplicable. Me gusta ser pragmático y consciente de la realidad. Además uso el sentido común. En cuanto a libros para adolescentes hay muchos y variados. Quizá no en esta línea, pero si historias que les hacen reflexionar y pensar. Pero en el fondo de todo está la educación que impartimos los progenitores y por ello este libro va dirigido a estos.

 

Gooseando: ¿Qué opinas de todo el movimiento que gira ahora sobre la “educación en positivo”? (personalmente, creo que no todo es bonito y con unicornios para hacerles ver a los hijos que con una actitud positiva y una sonrisa todo se consigue. Creo que la frustración, bien entendida, así como el resto de emociones negativas (ira, odio, enfado…) deberían estar presente dentro de la educación.

Yo creo que en el movimiento de la educación en positivo está integrado también el enseñar a gestionar la frustración, que no siempre todo sale como uno quiere o que se ha de educar en el tema emocional. De hecho hay un apartado en el libro dedicado a esta educación en positivo y otro para hablar de educación emocional. Lo que ocurre, bajo mi punto de vista, es que algunas madres y padres no entienden bien lo que significa educación en positivo. De hecho pienso que educamos a los hijos en Walt Disney y la vida es The Walking Dead.

 

Gooseando: ¿está fallando la sociedad como educadores?

No me atrevería a decir eso, sí que es cierto que como he escrito más arriba, nos hemos de formar. La sociedad actual no es como la que nos educaron a nosotros y nos hemos adaptar a los nuevos retos, las nuevas situaciones y otros elementos que interfieren en la educación de los hijos.

 

Gooseando: ¿Estaba la sociedad preparada para el cambio tan cuantificativo que ha supuesto la puesta en escena de las nuevas tecnologías? (de mi época de adolescente, no hace tanto, 30 años atrás, se ve todo tan diferente, en todos los niveles)

No estaba preparada, pero no queda otra que ponerse al día. El tema de las nuevas tecnologías ha venido para quedarse. Está claro que no se puede ir en contra de ellas, sino educar a los hijos en su uso. Aquí sí que nos hemos de poner las pilas y formarnos. Saber que uso hacen los hijos de las tecnologías, fijar unos límites en cuanto al tiempo de uso. Evitar que dejen de hacer otras cosas por estar con estas. Hablarles de los riesgos que estas comportan. Y lo más importante es que los padres seamos un buen ejemplo para los hijos en este aspecto y en todos, diría yo.


 

 

Comentarios:

No se encontraron comentarios.
 

© 2018 Todos los derechos reservados. Ross Goose

Creado con Webnode