Artículos y Noticias Literarias

La Sexta Trampa

02.06.2020 17:02

 

    El cuarto mono sigue actuando.

    Mientras que la policía de Chicago y el FBI se encuentran en un momento critico empiezan a aparecer nuevos cadáveres en distitnos puntos de la geografía con el mismo patrón que estaba utilizando Anson Bishop.

    Todo esto se desvanece en el momento que Bishop se entrega voluntariamente y pone en el foco de atención una historia mucho más fascinante e inteligente que a la que nos tenía acostumbrados.

    ¿Estamos ante un asesino en serie o una víctima?

    Vuelven los días de contrareloj para los implicados en la resolución definitiva del caso "El cuarto mono" con varios escenarios desalentadores: Un hospital cerrado por cuarentena, uno de sus mejores agentes con indicios de corrupción y un departamento en el que realmente nadie puede fiarse de nadie.

    J.D. Barker da por finalizada, con esta magistral puesta en escena, la trilogía que comenzó años atrás y nos lleva a una lectura llena de tensión y suspense.

    He aquí la tercera ansiada parte de "EL CUARTO MONO"

 

GOOSEOPINIÓN

 

"No escuches el mal. No veas el mal. No pronuncies el mal. No hagas el mal" - "YO SOY EL MAL".

    Más de 600 páginas después puedo garantizar que J.D Barker merece estar dentro del olimpo de los escritores de thriller y suspense de todos los tiempos. Si bien el año pasado leí seguidos las dos primeras partes de la trilogía "El cuarto mono" y parecía que quedaba una eternidad para tener en nuestro poder el desenlace final, esto ha ocurrido y no mentiría si dijera que he dejado de lado lecturas más importantes y narraciones más en auge para hincarle directamente el diente según ha caído en mis manos.

    Han sido 48 horas exactas lo que he tardado en devorarlo, las mismas 48 horas frenéticas que transcurren desde el comienzo de la nueva amenaza por parte de nuestro asesino en serie favorito (sí, aquel con el que empezamos a empatizar después de que fueramos leyendo su propia narración de su causística a través de sus diarios en "El cuarto mono").

    Arrancamos la madrugada del día 5 con otras dos nuevas víctimas con sus correspondientes cajitas blancas atadas con un lacito negro, sólo que esta vez no tenemos a nuestro intrépido Sam Porter, investigador principal de las andanzas del serial killer. Ràpidamente tu mente empieza a navegar por los recuerdos anclados de la lectura de "la quinta víctima". Ostras, recuerdas! si Sam Porter ha ayudado a Bishop a desaparecer ....

    Es esta novela mucho más dura que las anteriores, el ritmo trepidante de su lectura hace que no pares de pasar y pasar las páginas con el fin de aclarar algo en tu mente. Empiezan a sonar muchos más personajes que en las dos anteriores, pero el peso fuerte sigue en el equipo de Porter; Clair, Klozt, Nash, a quienes las circunstancias del caso ha obligado contar con la ayuda de Poole, el miembro del FBI que nos fue presentado en la anterior edición.

    Vuelven los diarios, bastante más crudos de lo que podías recordar en el primer tomo de la trilogía. Empiezas a ver la luz. Empiezas a no creerte lo que estás leyendo.... empiezas a darte cuenta de la capacidad creativa que posee J.D.Barker y de como todo ha estado hilado en su cabeza desde el primer momento (tal y como nos confirmó en la entrevista que mantuvimos con él con motivo de la publicación en español de la segunda parte). La tela de araña empieza a desenmarañarse ¡y de qué manera!

    Todo es lo que parece, y nada es lo que es, ¿o es al contrario?

    Echamos de menos (en mi caso) el panel de control, la pizarra blanca que Porter usaba para poner a todos al día. Claro, Porter no está en condiciones para contarle a nadie ningún hecho o descubrimiento relevante porque está detenido; pero sí que en esta ocasión el formato de preentación de los días y horas nos aportan la lectura del mismo suceso pero visto desde distintos puntos de vista; asi que nos encontramos con lo que estaba sucediendo en la vida de Clair el día 5 a las 5:16, por ejemplo; en la vida de Porter en el mismo instante y así con casi todos los protagonistas principales.... y una vez leídas las primeras 500 páginas te das cuenta que toda la acción se está desarrollando unicamente en dos días.

    Varios giros argumentales que te sacan del contexto, personajes que no se sabe sin son reales o no, incluso si son los que dicen ser, o más allá aún... los que tú crees que son.

    Terminas dándote cuenta que si no has leído los anteriores no puedes leerte este; justo al contrario, no puedes quedarte únicamente con la lectura de los dos anteriores; desde luego que si lees el primero y la historia no te atrapa, no es necesario seguir, puesto que su final, como ya comentamos en su momento es más o menos cerrado, pero ¡ay amigo! si has cometido la torpeza de leer hasta el segundo título, sí, aquel que te deja con la miel en los labios.... ya estás enganchado al ritmo de Bishop y Porter.

    Si eres avispado, a mitad del libro te das de bruces con el quid de la trilogía:

    (...)" cuando juegas tú solo al ajedrez, te ves obligado a hacer de tu oponente durante unos segundos, a pensar bien todos los posibles movimientos que tiene ante sí, toda posible acción y después vuelves a tu lado del tablero sabiendo todo eso; te ves obligado a reconsiderar tu jugada de respuesta a partir del pleno conocimiento de lo que tu oponente tiene que hacer a continuación (...) "

    ¿Y si el Cuarto Mono realmente no es un solo ejecutante?

    Nuestros viejos compañeros de viaje empiezan a tomar otro cariz diferente al que tenían en los anteriores relatos, nadie está libre de nada; y sobre todo "que tire la primera piedra el que esté libre de pecado" porque (...) uno no echa a andar en la vida con la esperanza de ser mal policía ... (...)

    Si has llegado hasta aquí y no habías escuchado ni leído nada de J.D. Barker y su "Cuarto Mono" es el momento de descubrirlo, y si estabas pendiente del desenlace de una de las mejores historias de buenos, malos y peores, hazte la idea que no vas a poder dejar de leer hasta que resuelvas el enigma, el puzzle, la historia verdadera de EL CUARTO MONO, aquel que tuvo en jaque tanto a la policía metropolitana de Chicago, como al FBI.

¿un asesino en serie nace o se hace? ¿Es posible que una buena persona se convierta en un sociópata simplemente a causa del entorno en el que creció?

La cuenta atrás ha comenzado.

Piérdete en el universo de "El Cuarto Mono".

Ábrele la puerta del tuyo.

Pero deja la luz encendida: No es alguién a quién uno desea encontrarse en la oscuridad.

Solamente un pero ... la traducción del título .... si la hubieran dejado literalmente con el significado que le dio el autor "The sixth wicked child" enganchas la resolución mucho antes.... os dejo a vuestra imaginación el descubrirlo.

 

VALORACIÓN: 10/10

 

Comentarios:

No se encontraron comentarios.
 

© 2018 Todos los derechos reservados. Ross Goose

Creado con Webnode