Artículos y Noticias Literarias

Mathias Malzieu - Una sirena en París

07.02.2020 11:31

Volver a coincidir con Mathias Malzieu es siempre un placer y un terremoto de emociones. Aprovechando la presentación oficial en Madrid, de la que es su nueva novela (como ya nos adelantó en el anterior encuentro) "Una Sirena en París", nos dedicó un ratito de su apretada agenda para hablar del proceso de creación, del mundo de las emociones y las sensaciones para volver a dejarnos el corazón encogido. Gracias como siempre a la enorme labor que realiza Eva Cuenca en representación de Reservoir Books, que facilita el que podamos reunirnos, junto a Susana, su intèrprete, en lugares bucólicos propicios para la conversación.

 

Gooseando: Arranca el libro con una contundente cita sacada del libro "En el camino" de J. Kerouac, ¿Es la definición que más se acerca a la personalidad de Mathias Malzieu?

    Bueno, contestaré que es la manera que tengo de ver la vida. No es que me defina fielmente al 100%, no es que siempre sea así, en trance constante, también necesito la calma, la tranquilidad; pero esta visión de la vida aventurera, me gusta, me hace sentir. Es una frase, digamos, que hace que encuentre un eco dentro de mí.

    Además de ser una frase que me gusta mucho, también es una frase que encuentra eco en el personaje de Gaspard, y en su camino. Al principio Gaspard está encogido, pero se vuelve a abrir, y aunque sufra, al menos está vivo; esta frase está dentro de su esencia como hombre.

 

Gooseando: ¿Qué es en lo que se ha inspirado esta vez para arrancar de la maravillosa manera que lo hace "Una sirena en París"?

    Basicamente todo arrancó de una idea que me rondaba hace tiempo la cabeza; tú ya lo sabes porque lo hablamos en la anterior visita que hice para presentar el grupo, pero básicamente lo que acabó de dar forma a la historia fue la crecida del río Sena en París durante el año 2016. Encajaba ese panorama dentro de la historia que yo tenía montada en mi cabeza. Hacía un siglo que el Sena no se desbordaba de esa manera, fue algo muy inquietante y mágico a la vez. Fue tal y como lo cuento al principio del libro. Esa familia de patos, que iba flotando al nivel de los semáforos que estaban cubiertos por el agua, y que esperaban a que se pusiera en rojo para cruzar. Esos peces en mitad de la carretra, como si a París le hubieran dado la vuelta. Imaginate París dentro de una cotelera, siendo sacudida y dándole la vuelta y quedando todo al revés. Fue increíble, mágico. Un escenario perfecto.

 

Gooseando: ¿Podemos hablar entonces de que el personaje de Gaspard Snow vuelve a ser el alter ego de Mathias?

    Si, si, si... Claro que sí! De la misma manera que Jack (protagonista de "la mecánica del corazón") Tom, y los personajes de "El beso más pequeño" eran tambien mi propia persona.

    A ver, no es que yo me encarne en los personajes principales. También hay algo de mí en todos los personajes que creo; ahí radica mi realidad. Con George Meliés también me transcribo, por ejemplo. Hay un poquito de mí en el personaje de Camille, necesito estar implicado en el personaje principal. Necesito comprender que siente emocionalmente este personaje y haber experimentado ese sentimiento antes para poder dotarle del alma que necesita.

 

Gooseando: Desde nuestro anterior encuentro he tenido la oportunidad de visitar París en dos ocasiones, y al leer las descripciones que hace de la ciudad, da la sensación que realmente estamos en París... puedo sentir incluso la lluvia que describe en el libro.

    De eso se trata! creo que soy lo más instintivo posible, intento y me conecto con lo que siento. No intelectualizo demasiado. Me conecto en mis sentimientos a la hora de escribir y más en lo que veo que en lo que miro, osea, intento transmitir el efecto que me produce. Por ejemplo, si te describo esta botella, te puedo decir: mira, hay una marca, font vella, es azul, aunque todo esto, realmente me da igual; pero, sin embargo te empiezo a decir que tiene reflejos de luz, que a lo mejor es posible que haya una tempestad dentro, eso nos evoca, te va hacer evocar algo y el hecho de evocar, hace que sientas más una situación; va mucho más alla de escribir friamente lo que hay.

    Intento que exista un equilibrio entre las dos cosas, tal vez; pero la evocación es el brío de la literatura.

 

Gooseando: Sabiendo todo esto, nos cosnta que entonces usted es más de ver que de mirar, pero, ¿es eso lo que quiere transmitir con su escritura? ¿que hagamos por ver en lugar de mirar?

     Yo suelo mirar mucho, y a base de tanto mirar es cuando empiezo a ver. Obviamente, si nunca miras nunca llegarás a ver nada. Hay una primera etapa donde tienes que mirar, es como un calentamiento; hay que mirar, aprender, cada uno a su manera, no hay reglas, simplemente divertirse.

    Imagina que eres un fotógrafo, cuando tienes entre tus manos una cámara de fotos no sabes que fotografiar, pero cuando empiezas a hacer fotos, entonces es cuando realmente empiezas a ver, empiezas a sentir... y todo fluye.

    Si no hubieras mirado por ese objetivo no hubieras visto nada. En la escritura es lo mismo, hay que acostumbrarse.

 

Gooseando: La historia de "una sirena en París" narra el encuentro entre un humano y una sirena, en un primer momento me vino a la mente la película de Ron Howard "Splash!" protagonizada por Daryll Hanna y Tom Hanks; supongo que la conocerás, pero ¿ha servido de inspiración?

    Claro que la conozco! fue una de las películas que vi de pequeño, y cuando surgió la diea en mi cabeza de esta historia, lo primero que hice fue volver a verla para no quedarme cerca de ella; es decir, para que el argumento no fuera paralelo (aunque no tiene realmente nada que ver) me volvió a encantar verla!

    En "Splash!" la sirena tiene piernas, tiene esa capacidad de adaptarse al medio del humano; pero yo tenía muy claro que mi sirena tenía que ser una inadaptada. No una sirena que quisiera enamorarse del príncipe azul y convertirse en ser humano. Yo quería una sirena que odiase a los hombres, que matase, que quisiera volver al mar, a su elemento.

    Esta es la gran diferencia, y luego, obviamente, están todos los puntos en común que existen, porque no deja de ser una historia de amor entre un humano y una sirena. Me gusta mucho la película, pero la ví justo para lo contrario que inspirarme, la volví a ver para que no fuese lo mismo.

 

Gooseando: ¿que harías si te pasara algo extraordinario y no pudieras decírselo a nadie?

    Eh! eso es trampa! es una frase del libro!!!! 

    En mi caso, cuando me suceden cosas extraordinarias hago exactamente lo mismo que el protagonista del libro, hablo de ello con mis mejores amigos. Me gusta preguntar sobre ello... ¿què te parece, es realmente extraordianario? lo cuento, hablamos y reflexionamos sobre ello. Se comparte, todo lo extraordinario hay que compartirlo.

Hablar largo y tendido con Mathias es como una sanación para el alma, consigue que nos metamos en su imaginario y no podamos salir, seguimos preguntando sobre el libro y sigue respondiendo con la capacidad que tiene de implicarnos en sus historias y maravillarnos con la sabiduría, aprendida a base de golpes de vida, que maneja en cuanto a sentimientos, emociones, música y sensaciones.

 

Gooseando: ¿que importancia tienen las canciones elegidas como banda sonora de la trama del libro; sobre todo las que elige Henri, el camarero del Flowerburguer, tienen algún significado especial?

    No sé si sabrás que Hank Williams escribió "So lonesome I could cry" como un blues, con el corazón partido. "estoy tan solo que podría llorar"; quiero llorar. Ambos tienen el corazón partido, y uno reacciona alejándose, no quiere saber nada de las chicas, y el otro, sin embargo, cura el mal de amores, o el dolor, con más dolor; quiere aventuras. Tanto Camille como Gaspard están superando un duelo, una pérdida, cada cual a su manera, cada cual con una forma diferente de curarse. Los dos han llorado mucho por amor. "estoy tan triste que podría llorar".

    La segunda canción a la que te refieres "Tic, tic, tic"  de Robert Mitchum, como Henri ve que su amigo trae una sirena, le dedica una canción alegre, tipo calypso; algo así como para transportarle a un ambiente marino. La elección realmente no se porqué... supongo que me encanta este disco de Robert Mitchum; bueno, me encanta el actor, me encanta el músico. Simplemente este disco es genial.

    Para que te hagas una idea, incluso antes de saber que el personaje de Gaspard iba a ser músico, cuando imaginaba la película (recuerda que la creación de esta historia ha sido paralela a la creación de la banda sonora y del guión de la película que estrenamos en Francia el 11 de marzo), ya imaginaba poner muchas de estas canciones en la banda sonora. Tener una sirena, un ambiente calypso era el germen de todo. Tuvo gran importancia a la hora de componer el disco de la banda sonora, ya que todos los arreglos musicales están dentro de este color musical: música hawaiiana, música de marineros, calypso y tal...

 

Gooseando: Llama la antención que en todas sus novelas, los personajes de alguna manera u otra, acaban siendo metamorfoseados, en este caso Milena ¿a qué se debe esa fijación con la metamorfosis?

    La metamorfosis es la quinta esencia del camino. Proque estamos en constante cambio. Nos metamorfoseamos todos. En el caso de los personajes, estos también tienen que recorrer su camino, y Milena, que podemos decir que es la malvada de la historia debe tener un peso importante dentro del relato. Me gusta retratar malvados a los que pueda comprender. Son malvados que han llegado a esa situación por alguna razón, no es que sean malos por naturaleza. Esa parte no me interesa tanto.

El personaje de Milena me fascina porque al principio ha sufrido; cuento su pasado, luego llega la esperanza, cuando ve que está embarazada, y parece que arroja algo de luz, sin embargo le quitan a su marido, lo pierde, tiene que... bueno, tiene que vengarse... pero al final, vuelve, resucita la persona... es ella quien ofrece el sacrificio final. Me gusta la idea. Es como la esencia del ying y el yang. Creo que en esta vida no hay que tener la idea preconcebida del blanco o el negro .... Milena es gris, tiene destellos marrones. Aunque durante todo el libro sea oscura, finalmente surge el blanco.

 

Está claro que Mathias ha podido llevar a cabo el reto que nos lanzó hace tres años de compaginar a la par la creación de un libro, una película y la banda sonora de la misma (no ha ocurrido con nuestra promesa de mantener la siguiente conversación con él en francés).

Con la naturalidad que le caracteríza y el entusiamo que impregna cada partícula del lugar donde nos encontramos, me invita a ver el trailer de lo que será la película llevada a la gran pantalla de "Una sirena en París" y a comentarla después donde nos dará más detalles del proyecto y su elaboración.... Aquí podeís ver el trailer, y la conversación posterior. No sin antes recordarnos, que la próxima vez que nos veamos, que será pronto, debe ser en francés. Habrá que ponerse las pilas para no defraudarle.

 

Comentarios:

No se encontraron comentarios.
 

© 2018 Todos los derechos reservados. Ross Goose

Creado con Webnode